Ángel de Coapa

HÉCTOR QUISPE | REFORMA

(18-Nov-1998).-  De eso hace ya 20 años, y aún le duelen en manos y frente los chipotes que se provocó las muchas veces que tuvo que brincar la barda del Club América para recoger y devolver balones perdidos a sus ídolos con el pretexto de tenerles cerca. Los vigilantes le sacaban enseguida, hasta que sucedió el milagro.

Don José Antonio Roca, entonces estratega de los cremas, abogó para que le contrataran como utilero del equipo y evitar así que se diera más porrazos. Bajito de estatura, mal trazado por una enfermedad progresiva, Arturito nació destinado a la discapacidad, pero no a ser inútil ni a privarse de su amor por el futbol y el americanismo.

Víctima de parálisis cerebral infantil, aquejado por permanentes movimientos involuntarios de sus diferentes músculos, sobre todo faciales, no es fácil de creer que su mente sea, como es, más lucida que la de muchos. Tampoco es posible explicar por qué su presencia irradia una inmensa tranquilidad. Cada día, Arturo González Villalobos, de 45 años de edad, es el hombre más madrugador en Coapa, el primero de pisar el campo de prácticas, de asear el vestuario y cargar, ida y vuelta, el enorme costal de balones para que entrenen sus “muchachos”, a quienes también protege el calzado.

Dice el médico de la escuadra, Alfonso Díaz, que a la fecha evoluciona bien, al cumplir una terapia ocupacional que lo hace sentirse valioso. Ya no sufre como antes, que llegó a tener dolores tan intensos que no podía ni caminar, además de padecer una desviación en la columna. Y es que la etapa más triste para Arturito ocurrió en los últimos meses de Emilio Díez Barroso en la presidencia de la institución, por 1995, cuando el directivo menor José Luis Herrera lo bajó de puesto, “por beneficiar la imagen del club”, y le ocuparon como barrendero. Parte de la maldición o no, esto coincidió con el cese más inoportuno que se recuerde en los torneos del futbol mexicano, cuando el técnico holandés Leo Beenhakker, con quien el equipo logró varios récords positivos en la historia del club, por un capricho del “Güero” Díez Barroso, fue despedido a punto de ir a la Liguilla como promisorio campeón arrasador. Desde ahí, se agrandó la sequía.

Para fortuna de Arturito, llegó en el 96 el nuevo presidente, Pablo Cañedo, rodeado de bonomía en gente como Gonzalo Farfán, quien de inmediato le devolvió su jerarquía no sólo de utilero, sino de “uno más” de las Aguilas. El timonel argentino Jorge “Indio” Solari le ciñó la calidad de “mascota providencial” porque al tenerle cerca de nuevo, los azulcremas se levantaron de un bache por esos días.

Arturito es más que un recoge-balones. Es el “hijo” consentido de sus ídolos y compañeros, que juegan con él y lo vacilan a veces con bromas pesadas, que contienen anécdotas como aquella vez que el “Cheché “Juan Hernández lo tiró al jacuzzi con todo y ropa -“por decirle pinche maricón, ¡que se enoja!”, relata Arturito- o los constantes “piquetes de ojos” que le propinan sus amigos, los arqueros Osvaldo Sánchez y Hugo Pineda. Dice que no tiene novia, “por ahora, porque ya habrá tiempo”. Además de que “ya sabe cómo son las mujeres, que quitan todo y yo mantengo a mi mamá con lo que gano acá”. Por eso, él -que tuvo cuatro hermanos, pero dos murieron en un accidente-, condena que una sobrina quiera “quitarle” la casa a doña Irene Villalobos, quien le acogió bajo su techo. “Pero no lo conseguirá, porque la defenderé de que le pase algo”, afirma y regresa a su labor cotidiana. Cuidará de Coapa y de las Aguilas, cuyos botines quedarán relucientes como siempre.

Captura de pantalla 2016-09-10 a las 10.28.15 p.m..png

Arturito y Cuauhtémoc Blanc0 (Foto: Cortesía El Siglo de Durango, Agencia Reforma)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s